La mala fama del romanticismo

Hay muchos opositores del amor romántico, pero ¿qué entienden por romance? ¿A qué se oponen? Este concepto se ha tergiversado tanto que tiende a relacionarse con parejas tormentosas, dependientes e incluso con violencia de género. Pero eso nunca ha sido amor…

El amor es inherentemente romántico y no es sinónimo de eclipsar a ningún individuo. Se trata de amar a quien te hace feliz y demostrar ese afecto, no hay nada negativo en querer a una persona que te hace bien. Pero hoy es difícil explicarlo, porque en un afán de prevención contra un amor destructivo hay un extremo, que confunde el amor propio con individualismo y egoísmo.

Al promover la autosuficiencia, se subestima el valor de un compañero de vida y lo enriquecedor de las interacciones con otros, olvidando que somos seres sociales. Para bien o para mal nos afectan las acciones de terceros y debemos saber reconocerlo.

Una pareja puede hacernos crecer, motivarnos, apoyarnos, cuidarnos, potenciarnos, alegrarnos, etc. Por lo mismo, es fácil que llegue a convertirse en un pilar fundamental de nuestra vida. Eso no nos hace débiles, al contrario demuestra que tenemos la valentía de abrir nuestro corazón.

El romanticismo no es una peligrosa idealización de un sentimiento que excusa comportamientos abusivos. El amor no es culpable de que amparen crímenes bajo su nombre. Quien ama no es esclavo de un amo, porque el amor se da entre personas iguales y libres que deciden tener un compromiso de lealtad y respeto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s