Cada uno a su tiempo

Es tan cierta esa frase que cuando uno es niño solo quiere crecer, pero cuando uno es adulto solo quiere volver a ser niño… A veces es desmotivante enfrentarse con los estereotipos de las edades.  *Esta entrada será diferente, no tiene que ver específicamente con el amor, pero podría ser aplicada.

encontrarse.com.textos.62547Desde que nacemos hay expectativas sobre nosotros y cuando logramos ser conscientes de estas, se convierten en una carga que escogemos arrastrar. Internalizamos la presión social, creamos prejuicios y esquemas de lo ideal, nos reprimimos para encajar con la normalidad. Sin saberlo, nos cortamos las alas y nos arrebatamos la posibilidad de ser felices.

Es difícil no ir de acuerdo a lo socialmente establecido, sea por elección o no, te juzgan otros y tú mismo, nos atormentamos, nos desesperamos y nos angustiamos, nos convencemos que estamos mal porque se supone que deberíamos estar en una etapa diferente. A medida que más nos comparamos, más dudamos y olvidamos que cada uno tiene su tiempo.

Esa sensación de estar atrasado en la vida solo provoca que encontremos normal que debamos andar justificándonos. Pero no lo es, no debemos sentir vergüenza ni andar pidiendo perdón. Solo la gente inteligente es capaz de vivir crisis existenciales, la gente mediocre se conforma con lo básico y con una vida infeliz.

Romper los esquemas requiere valentía, no es fácil ignorar los miedos con los que hemos crecido. He sido protagonista y testigo de tantas malas decisiones por seguir el orden establecido. Si descubres que el camino típico no es para ti, prueba otro camino. Pregúntate,  ¿Qué es lo que quieres para tu vida?  ¿Vale la pena esa plata a cambio de todo tu tiempo? ¿Eres capaz de aguantar un trabajo de mierda para ser solo feliz en vacaciones? ¿Quieres tantas responsabilidades? ¿Quieres vivir endeudándote solo para conservar ese estatus?

Hay que aprender a disfrutar el momento que vivimos, apreciarlo, valorarlo y disminuir la atención en lo que supones que debes ser en el ahora.  Nunca serás tan joven como hoy.

A días de cumplir 26 años, quiero compartir lo que he aprendido. Cada uno tiene su ritmo y la vida se puede vivir de mil maneras, todas son válidas. Si somos tan diferentes, no podemos pretender que a todos nos haga sentido lo mismo.

Es parte de la vida moderna tener una crisis autentica de “depresión”, cualquier persona que realmente ha crecido, debió en algún momento de su vida cuestionarse el sentido de vivir y debe haber llegado a una desalentadora conclusión, que simplemente todo termina con la muerte. Sin embargo ha encontrado motivación para seguir, ha querido luchar para cumplir sus sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s